Tu intangible recuerdo

me provoca

se enardece mi piel

que te desea.

Constante pasión

que me instiga

deambular la distancia

que separa

y perderme en los besos de tu boca.

Mi deseo ferviente

tu presencia exige.

¡Cuento días huecos en lugar de vida!

Gemidos de la noche

la aurora llora

y mi cuerpo cubierto de rocío

perece de pasiones cada día.

¡Cuántas noches en desvelos por soñarme, entregada a la fuerza de tu vientre!

Hacia tus brazos corren mis pasos sin orgullo.

En la esperanza de volver a verte

me construyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s